8 realidades que nadie te dice cuando eres estudiante de mercadotecnia

Conforme vamos cursando la carrera como estudiantes de mercadotecnia (además de la ya fama que tenemos como ególatras), solemos creernos los más chingones, que ya lo sabemos todo y estamos listos para romperla en grande

Lamento informarte que el mundo real no es el lugar que esperas…

Los siguientes puntos NO son para decepcionarte,

ni tampoco pretendo ser pesimista (en realidad soy un tipo bastante optimista), me gustaría compartir mi experiencia y la de varios colegas que actualmente viven en diferentes ciudades de México y el mundo (que me di a la tarea de entrevistar) porque considero que posiblemente te sirva de algo, y que particularmente me hubiera gustado escuchar cuando aún era estudiante. Comencemos:

1. Las agencias de marketing y publicidad no te están esperando:
Por más doloroso que suena, hay varias realidades en México y Latinoamérica, la primera es que no existen tantas agencias posicionadas como nos gustaría, las más reconocidas y bien remuneradas se ubican (en su mayoría) en las ciudades capitales de los países. La segunda es que al año se gradúan miles de mercadólogas y mercadólogos que compiten por un lugar en el mercado laboral.
“Entrar a publicidad y ser tomada en serio en una agencia importante del país es muy difícil, yo tardé casi 2 años para eso”, declaró Dulce, mercadóloga que ha trabajado para grandes marcas en México.

2. El marketing digital no lo es todo:
Aunque el tema nos bombardea desde 2009, ya vamos en la versión 7S y 3.0 de las cosas, y cada vez estamos más inundados de información y modelos de negocio que funcionan a través de la tecnología; debes tener muy en claro que muchos sectores de la industria y áreas de la mercadotecnia necesitan otro tipo de competencias desarrolladas de tu parte. Capacidad de persuasión y negociación, toma de decisiones, venta directa, entre muchas otras son claros ejemplos de habilidades que no siempre te brinda ni la teoría ni la práctica del marketing digital.

3. Una calificación/título no define tu éxito:
“Saqué las mejores calificaciones de la carrera, me dieron gran reconocimiento, aplausos y todo fue muy bonito, pero eso importó un carajo al momento de conseguir un buen empleo”, me dijo Alberto, un mercadólogo que actualmente estudia un diplomado en Melbourne, Australia. Además, conozco muchos colegas que están haciéndola en grande sin haber tramitado su título profesional (ojo: no digo que no sea importante, más no es indispensable), así que no te enfoques en ganarle al sistema, ¡enfócate en aprender!

4. Los números si importan:
Muchos entramos a estudiar mercadotecnia por la falsa creencia de que no habrá números, que odiamos las matemáticas y jamás tendremos que relacionarnos con ellos. ¡Grave error!
“Aquí todo son números, puedes saber la teoría, citar a mil autores y presentar casos de éxito de todas partes del país y el mundo, pero sino tienes manera de respaldarlo con números, nada de eso importa”, declaró Omar, mercadólogo que es representante de marca en CDMX para una empresa que ocupa el 80% de participación en artículos de papelería a nivel nacional.

5. Las relaciones públicas son muy importantes:
“Debes hacer relaciones públicas de calidad” declara Ilse, mercadóloga que lleva toda la comunicación de una marca a nivel Latinoamérica. Particularmente siempre he creído que las relaciones públicas son la clave para el éxito de tu carrera profesional, saber rodearte de personas con visión, que comparten los mismos valores que tú y están dispuestas a crecer y hacer crecer a su entorno le dará un fuerte empuje a tu desempeño profesional.

6. No te claves con el FODA:
“En mi vida he utilizado un FODA”, fue la declaración que más tuve en común. Muchas veces en la carrera se enfrascan en saturarnos de teoría, teniendo como parte “práctica” a la generación de proyectos que si bien son útiles, se quedan en el olvido en su mayoría sin haber sido ejecutados. Saber hacer un FODA no te hace un mercadólogo.

7. Hay que saber recopilar e interpretar la información:
Algo que poco se nos enseña es a recopilar e interpretar información, nos dicen que hay que justificarlo de libros, ver de las experiencias de otros, y entre más bibliografías tengas, ¡mejor es tu proyecto!
Y la neta es que no… saber recopilar e interpretar es ver más allá de los libros, es irte a los hechos, a los históricos, los comportamientos reales de tus clientes.

8. Emprender no es para todos:
Aunque odio decirlo, es una realidad. No significa que busque limitarte si tu plan es emprender, lo que intento decirte es que emprender requiere muchos sacrificios, dolor, pérdidas, prueba-error, así como mucha incertidumbre.  Si bien no estoy intentando decirte que no emprendas, o que no lo vas a conseguir; quiero hacerte saber que si fracasas al emprender, también es válido reconocerlo y que no tiene absolutamente nada malo sino está en tus planes querer hacerlo.

 

Si después de leer éstos 8 puntos sientes que la vida no vale nada y es mejor morir alv, te digo que le des calma, lo que aquí te comparto no es una regla, y tampoco quiere decir que te vaya a ocurrir a ti, tal vez tu historia sea diferente, pero siempre es bueno escuchar las experiencias y puntos de vista de otros, dicen que cada quién habla cómo le va en la feria, y yo les deseo que ustedes si se lleven ese oso gigante, barato y medio deforme que a mis 26 años nunca he podido conseguir en las canicas truqueadas de las ferias (emoji de desilusión).

Espero me compartan sus experiencias y comentarios, ¿a ustedes les ha pasado? ¿agregarían algún otro? #Avísenme ¡gracias por leer!

¡Síganme los sexys: Guz Guevara!

Guz Guevara. Activista, mercadólogo y speaker que a través de su profesión lucha por la inclusión de las personas con discapacidad y la comunidad LGBT+. Ha sido ponente en Campus Party México, Startup Week y TEDx.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *